¿Qué hacemos?

 

Nuestro propósito es crear los ingenieros globales del mañana. Para eso formamos a nuestros estudiantes través de la práctica constante de la ingeniería, para que al egresar ya tengan experiencia en la creación de soluciones aplicadas para clientes reales. Esta formación práctica se basa en metodologías docentes activas que operan en el marco de resolución de problemas de ingeniería desafiantes, que los hacen pensar de maneras nuevas y que los cautivan, transformándose en una experiencia de vida para nuestros estudiantes.

Queremos crear una progresión de aprendizajes en la que los conocimientos y las habilidades se aprendan a partir de solucionar problemas. Esto se puede hacer mediante Estudio de Casos o a través de ABP (Aprendizaje Basado en Problemas). El primer taller de la carrera debería estar destinado a despertar la pasión por la ingeniería. Un taller muy activo, centrado en la experiencia más que en los contenidos académicos.

Las asignaturas tradicionales de Ciencias Básicas estarían dentro de asignaturas o talleres en los cuales se tienen que resolver diferentes problemas. Cada semestre con un problema “paragua” (abarcativo, amplio, que da sentido y funciona como hilo conductor) y que además permite articular los énfasis y la progresión de aprendizaje (comprensión, aplicación, modelamiento, evaluación, etc.)

Las asignaturas de problemas (que usan ABP) tienen una página Web que permita articular y dar sentido a las partes del proceso, brindando además recursos en línea de apoyo. Es importante que los estudiantes no sólo resuelvan los problemas, es necesario crear las condiciones para que observen y evalúen el proceso seguido (profesional reflexivo) introduzcan modificaciones y progresivamente adquieran más autonomía para enfrentar problemas complejos. Al comienzo es necesario proporcionar muchos apoyos, andamiaje que tiene que ir desapareciendo para dejar paso a la autonomía y agencialidad.