¿Por qué lo hacemos?

 

En un contexto (estudiantes, acreditación, acortamiento de carreras, accountability, obsolescencia del conocimiento, impacto de la digitalización, etc.) que está reclamando y replanteando la manera como enseñamos y la necesidad de poner foco en el aprendizaje, tenemos el imperativo ético de responder. con una propuesta de valor altamente diferenciada y que sea un aporte concreto y efectivo.

Es nuestra responsabilidad ética con el país y el mundo formar líderes capaces de mejorar las condiciones de vida del planeta. Nuestra convicción es que la adquisición temprana de estas habilidades, mediante la práctica de la ingeniería desde el primer año de la carrera, ayudará a crear el tipo de profesional que se necesita para enfrentar la complejidad de los problemas actuales de la humanidad.

Queremos que nuestros alumnos adquieran las habilidades que les permitirán ser buenos ingenieros, que aporten al desarrollo de Chile y el mundo y porque creemos en este cambio en el paradigma de aprendizaje. Esto es parte de la esencia y el sello de los egresados de la UAI, ser líderes y agentes de cambio en un mundo altamente dinámico y complejo. Este liderazgo posee una gran responsabilidad ya que exige un fuerte compromiso de los alumnos con su carrera.