Alumnos de colegios de Santiago y Viña ponen nota a juguetes robotizados desarrollados por estudiantes de Ingeniería

Alumnos de colegios de Santiago y Viña ponen nota a juguetes robotizados desarrollados por estudiantes de Ingeniería

Actividad denominada Play Day se realiza cada año como parte del examen final de los talleres de “Ciencias Aplicadas” y “Arte en Ingeniería”.

Hasta los campus de la UAI de Viña del Mar y Peñalolén llegaron cientos de escolares de enseñanza básica para participar en el“Play Day”, actividad donde tuvieron que evaluar los juguetes robotizados desarrollados por estudiantes de tercer año de ingeniería para el examen final del Taller de Ciencias Aplicadas.

Durante el transcurso de esta asignatura, los estudiantes se enfrentaron al desafío de crear un juguete con la forma de un animal de una determinada zona geográfica, utilizando algunos componentes específicos como placas Arduino, sensores de luz y de movimiento, entre otros. El objetivo era que el juguete. fuera capaz de desplazarse y realizar distintos movimientos. Además, los alumnos de ingeniería debieron simular el hábitat de los animales y crear un juego que controlara los movimientos del robot a través de Bluetooth.

En ambas versiones del Play Day, destacaron también animales bípedos y acuáticos, los que concentraron la atención de los niños en esta jornada, tanto por su complejidad técnica como por sus llamativos diseños. Camaleones, elefantes, cocodrilos se desplegaron en el interior y exterior del campus universitario. En Peñalolén alumnos de séptimo básico del Instituto Nacional fueron los encargados de poner nota a los proyectos desarrollados por los estudiantes universitarios. En tanto, en Viña esta tarea fue realizada por niños del colegio Cirujano Videla.

“Esta es una experiencia muy interesante. Los niños aprenden del trabajo en la universidad, ven lo que son capaces de hacer los alumnos de ingeniería y a su vez los alumnos de ingeniería pueden generar un vínculo con ellos”, señaló Francisco Duque, profesor coordinador de la asignatura Taller de Ciencias Aplicadas en Santiago.

Por su parte Rafael Cereceda, profesor de Taller de Ciencias Aplicadas en Santiago, destacó el trabajo y esfuerzo realizado por los estudiantes durante el semestre para lograr crear estos juguetes con mecanismos mecatrónicos que mezclan la mecánica con la tecnología de la información. “Los alumnos tuvieron que pasar por todo un proceso de diseño e investigar cuáles eran las motivaciones de los niños y, a partir de esa información, escoger un animal y generar un robot que se pudiera programar, que incorporar algunos sensores, que se viera como el animal y que interactuara con el niño”

Uno de los juguetes que más llamó la atención de los niños en el Play Day de Peñalolén fue el Numbat, animal originario de Oceanía, cuyo desafío era caminar en busca de alimentos y sacar la lengua para consumirlos, acción por la cual se obtenía un puntaje. “Que vengan los chicos de séptimo básico del Instituto Nacional me parece una iniciativa muy buena porque ellos se interesan en lo que es la tecnología y se pueden interesar en nuestra carrera y universidad”, sostuvo María Fernanda Munita quien junto a sus compañeros Lucía Cruzat, Pablo Nash, Sebastián Romero y Hugo Macaya trabajaron todo el semestre en la construcción de este robot.

Vínculo con la comunidad

Uno de los aspectos más relevantes del Play Day, que cada año se realiza como instancia final de los talleres, es la vinculación de los alumnos universitarios con las comunas de Viña del Mar y Peñalolén.

“Esta actividad, además de incorporar un componente tecnológico, tiene el tema de la integración con la comunidad que esperamos poder repetir a futuro”, sostiene al respecto el profesor Eduardo Testart T. quien dicta el taller en el Campus Viña del Mar donde el Play Day también congregó a varios los niños en torno a los juguetes robotizados como el . Uno de los más populares fue el “Tiburón azul” cuya función era esquivar obstáculos al interior de una piscina.

“Creo que es genial que la universidad realice estos proyectos porque nos permite acercarnos también a la ingeniería y aplicar los conocimientos que hemos aprendido en clases”, señaló Juan Pablo Salas, alumno de ingeniería de Viña e integrante del equipo que desarrolló este robot.

En el Campus Viña, se replicó la actividad con los estudiantes de primer año que cursan Taller del Arte de la Ingeniería. En esta oportunidad, se invitó a evaluar a los robots a niños del colegio Alianza Francesa.

El Taller de Ciencias Aplicadas está inspirado en el curso Design Nature, de Olin College, EE.UU. y su objetivo tiene relación con la aplicación de las ciencias a dispositivos específicos.

Ver galería de fotos